ENOTURISMO   |   MUSEO   |   VISITAS   |  MESÓN   |   ALOJAMIENTO   |   VINOTECA

(...) El vino

mueve la primavera,

crece como una planta de alegría,

caen muros,

peñascos,

se cierran los abismos,

nace el canto.

Oh tu̇, jarra de vino, en el desierto

con la sabrosa que amo,

dijo el viejo poeta.

Que el cántaro de vino
al beso del amor sume su beso.

(...)



¿En qué reino, en qué siglo, bajo qué silenciosa

conjunción de los astros, en qué secreto día

que el mármol no ha salvado, surgió la valerosa

y singular idea de inventar la alegría


Con otoños de oro la inventaron. El vino

fluye rojo a lo largo de las generaciones

como el río del tiempo y en el arduo camino

nos prodiga su música, su fuego y sus leones.


En la noche del júbilo o en la jornada adversa

exalta la alegría o mitiga el espanto

y el ditirambo nuevo que este día le canto


otrora lo cantaron el árabe y el persa.

Vino, enséñame el arte de ver mi propia historia

como si ésta ya fuera ceniza en la memoria.


MOMENTOS de INSPIRACIÓN y VINO


    Hay que estar siempre ebrio. Nada más; esta es toda la cuestión. Para no sentir el peso horrible del tiempo, que os quiebra la espalda y os inclina hacia el suelo, tenéis que embriagaros sin parar.

¿De qué? De vino, de poesía o de virtud, como queráis. Pero embriagaos.

Y si alguna vez, en las escaleras de un palacio, en la verde hierba de una zanja, en la soledad sombría de vuestro cuarto, os despertáis, porque ha disminuido o ha desaparecido vuestra embriaguez, preguntad al viento, a las olas, a las estrellas, a los pájaros, al reloj, a todo lo que huye, a todo lo que gime, a todo lo que gira, a todo lo que canta, a todo lo que habla, preguntadle qué hora es; y el viento, las olas, las estrellas, los pájaros, el reloj, os contestarán: "¡Es la hora de embriagarse!" Para no ser los esclavos martirizados del tiempo, embriagaos; embriagaos sin cesar. De vino, de poesía o de virtud, como queráis.

 


    El vino es el amigo del sabio y el enemigo del borracho.  Es amargo y útil como el consejo del filósofo, está permitido a la gente y prohibido a los imbéciles.  Empuja al estúpido hacia las tinieblas y guía al sabio hacia Dios.

                                                                                                              


    El hombre sabe a vino. El vino a hombre.
Es un secreto a voces el misterio.
Desde lo más remoto vienen juntos
rompiendo las ventanas del silencio.
La memoria del vino, es la memoria
del labrador de pámpanos y estrellas
que un día, ya de pie, mató al olvido
y se vino a zancadas por la tierra.
El antiguo pastor de las edades
guardó los cereales, la herramienta,
llevó la vid con él sobre los siglos
para ver regresar la primavera.


ODA AL VINO

Pablo Neruda

El rey bebe

Jacob Jordaens

SONETO AL VINO

Jorge Luis Borges

Joven catador

Philippe Mercier

EMBRIAGAOS

                         Charles Baudelaire

Bacanal de los andrios

Tiziano

REFLEXIÓN SOBRE EL VINO

Avicena, Médico inraní, siglo XI

Le_Déjeuner des canotiers

Auguste Renoir

CARTA DE VINOS

Armando Tejada Gómez

La vendimia

Goya

Centro Temático del Vino

Inspiración